WCAMS

            

Ellos son muy extraños!

Felipe Nascimento 

Al retornar de viajes a lugares distantes, es común que las personas reúnan  a los familiares y los amigos para mostrar fotos, contar anécdotas pintorescas, en fin, hablar de sus impresiones sobre los lugares y personas que conocieron.

En las últimas vacaciones, un americano de Boston fue a visitar a un amigo en Porto Alegre y volvió con maletas llenas de fotos y de historias para contar. Lo mismo ocurrió con un portoalegrense que fue a pasar vacaciones en Boston. Al mostrar las fotos y hablar sobre sus impresiones, fueron surgiendo preguntas semejantes, tanto al portoalegrense como al bostoniano.

Una de las primeras preguntas comunes se refería a los hábitos alimenticios.

El portoalegrense quedó impresionado con la velocidad con la que los bostonianos comen y dice:

Créanlo, ellos llaman a un restaurante, reservan una mesa y marcan la hora que quieren que la comida sea servida. ¡Cuando llegan al restaurante el mozo sirve la comida inmediatamente. Así ellos no pierden más que 20 minutos en una comida!

Después vuelven luego al trabajo. Además, muchos llevan la comida de casa y comen en el propio lugar de trabajo. ¿Esto es vida?

El bostoniano, a su vez, comentó sobre el desperdicio de tiempo de los portoalegrenses con las comidas.

Imaginen que ellos llegan a un restaurante y se quedan esperando por una mesa. Después consumen  10 minutos más para hacer el pedido. Comen lentamente, después toman café, fuman un cigarro, charlan largo y esperan unos 10 minutos más por la cuenta.

Uno de los presentes preguntó:

¿Ellos son macrobióticos? ¡No! Respondió el bostoniano, ¡yo creo que ellos hacen esto para no necesitar volver luego al trabajo!

En el café, ¿es verdad que ellos toman mucho café?

¡Los americanos toman baldes de café! Sabe que ellos suelen tomar café en un a taza grande, de unos 300 mililitros. E incluso colocan leche o crema. Pero es un café claro,! parece una agua sucia!

Los brasileños toman el tal “cafezinho”, que es servido en una taza del tamaño de un dedal ,y es muy fuerte. Es como si usted estuviese inyectando cafeína la vena. En las reuniones, en los bares y restaurantes, siempre tienen  cafezinho .Felizmente pequeño, ¡ellos tardan para tomarlo!

Y  el tránsito ¿cómo es? ¿ muy diferente al de aquí?

Vea el tránsito es lento, y los conductores generalmente son calmados. Cuando usted va dirigiendo y llega a una esquina que no tiene semáforo, tiene que esperar que no venga otro automóvil para entrar en la otra calle, como aquí. Pero en Boston, la mayoría hace lo siguiente, ellos meten el automóvil hasta la mitad de la calle y paran. Después de haber trancado el tránsito, ellos con el mayor descaro, agradecen al conductor que fue obligado a parar, y siguen de frente ¡Lo gracioso es que nadie se queda enojado con esto!

El tránsito es malo. Las señales son completamente diferentes. ¿Saben que en Porto Alegre la señal “amarillo” significa “acelere”? Cuando ellos ven la señal amarilla, pisan el acelerador para pasar enseguida el semáforo a toda velocidad. Ya la señal “verde”, significa “bocina”. Cuando aparece la señal verde, con excepción del primero de la fila, todos los demás automóviles bocinean. ¡Ellos son bien obedientes en esto!

Y esta foto ¿ Qué es aquello que el hombre lleva en la mano?

Ah! Es el tal tazón de café del que yo hablé. Este ahí está entrando en el metro con una copa de café que parece un termo. Ellos toman café en el metro, en el autobús, por los caminos. Ellos creen que esto es una cosa normal

Ah! Esto es el tal chimarrão. Una especie de té que ellos toman durante el todo el día. Imagine que ellos andan en la calle con esta taza, que ellos llaman de cuia, es una botella térmica con agua caliente debajo del brazo. Están ahí paseando en un parque en un domingo de mañana. ¡Ellos creen que esto es una cosa normal!

Después miraron las foto y oyeron los comentarios de los amigos que retornaban, portoalegrenses y bostonianos concluyeron unos sobre los otros: ¡ellos son muy extraños!

Traducido por Traduzca